Billete 5 Pesos de Eva Peron


El proyecto de reemplazar la representación de una imagen femenina alegórica de la República por la cara de Eva Duarte de Perón en los billetes de $ 5 nació en 1952, el año en que falleció la "Abanderada de los Humildes", durante el mandato del último presidente del Banco Central de la primera era peronista, Miguel Revestido.

En agosto de ese año, apenas un mes después de la muerte de Eva, el directorio del banco encargó al artista italiano, César Juan José Céccoli, la realización de los primeros cuatro bocetos, que fueron rechazados. Un nuevo boceto al artista plástico Renato Garrasi, cuyo retrato en acuarela de la fallecida primera dama sí fue aprobado por el directorio del Central, pero la suerte del billete no mejoró. Un desacuerdo contractual con el autor retrasó su emisión, hasta que el derrocamiento de Juan Domingo Perón, en 1955, dio por tierra con el proyecto.

El frustrado billete hubiera sido el primero en incluir la imagen de una mujer en los 200 años de historia numismática de la Argentina, si se dejan de lado las representaciones alegóricas a la Libertad, la Justicia y la República, y las emisiones conmemorativas de edición limitada.

En 2004, se acuñaron monedas de $ 1, $ 2 y $ 5 con la imagen de Eva Perón, dos años después del cincuentenario de su muerte. En el 2008, un discutido proyecto de la diputada kirchnerista Cecilia Merchán propuso reemplazar la imagen de Roca en los billetes de $ 100 por el de la revolucionaria altoperuana Juan Azurduy, pero la iniciativa no prosperó.

Hasta la fecha, la única mujer de la historia argentina que llegó al papel moneda fue Manuelita, hija de Juan Manuel de Rosas, pero acompañando a su padre en el actual billete de $ 20.

Además de la historia del billete perdido, habrá otras curiosidades. Por ejemplo, el original de la alegoría de El Progreso, que ilustró los billetes argentinos desde 1880 hasta la década de 1960, también estará exhibida, junto con los bocetos para un billete con la efigie de Mariano Moreno, de la década de 1930, que jamás llegó a circular por problemas técnicos para su impresión.

También una máquina contadora de monedas de oro que se incorporó a la Casa de la Moneda poco después de su creación, en 1881.
La muestra propone un recorrido por las distintas especialidades artísticas que se utilizan para impedir la falsificación del papel moneda. "Busca resaltar el valor artístico de las medidas de seguridad en la emisión de billetes", comentó Nora Matassi, directora del Museo de la Casa de la Moneda y curadora de la exposición. La idea es mostrar como fue avanzando la técnica de combinar buen diseño, arte y seguridad, con especial hincapié en la modernización que se encaró a partir del primer Gobierno Peronista.

No hay comentarios: