Billetes y Monedas Numismatica, Notafilia, Coleccionistas de monedas, catalogos de monedas Billetes y monedas. Numismatica - Monedas antiguas: febrero 2008

Exposición Homenaje a Su Santidad Juan Pablo II en el Centro Histórico de La Habana

En ocasión del décimo aniversario de la histórica visita del Sumo Pontífice a Cuba, entre el 21 y el 25 de enero de 1998, el Museo Numismático de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana organizó la muestra Homenaje a Su Santidad Juan Pablo II, que reúne monedas desde 1682 hasta 1870, y medallas de oro, plata y bronce de los diferentes años de su pontificado, la cual se mantendrá abierta al público hasta el próximo 30 de marzo.

La exposición ofrece al visitante un breve recorrido por la historia monetaria de los Estados Pontificios y del Estado de la Ciudad del Vaticano, con importantes momentos del devenir de la Iglesia Católica y de la Santa Sede, y la imagen del Santo Padre; sobresalen dos monedas conmemorativas de plata, emitidas en Cuba en 1927, y una medalla pontificia de bronce de 1998; otras piezas recuerdan la visita de Fidel Castro al Vaticano y la de Su Santidad Juan Pablo II a La Habana.

Durante su permanencia en la Isla en enero de 1998, Juan Pablo II ­­­­–Karol Wojtyla– (Polonia, 1920-Ciudad del Vaticano 2005) desarrolló un apretado programa, que incluyó misas en las ciudades de Santa Clara, Camagüey, La Habana y Santiago de Cuba, donde coronó a la imagen de la virgen de la Caridad del Cobre; “llevo conmigo el recuerdo imborrable de estos días y una gran confianza en el futuro de su patria”, expresó el Santo Padre al finalizar su visita pastoral a Cuba.

La inauguración de la muestra dedicada a Juan Pablo II en el Museo Numismático de la Oficina del Historiador coincidió con la reciente visita que efectuara a Cuba, invitado por el gobierno y la Conferencia de Obispos Católicos de la nación caribeña, Su Eminencia cardenal Tarcisio Bertone, secretario de Estado de Su Santidad, quien se reuniera con autoridades cubanas y participara en actividades de carácter pastoral en las ciudades de La Habana, Santa Clara, Santiago de Cuba y Guantánamo.
Fuente:

Monedas de Grecia

Las monedas fueron inventadas en el reino de Lidia, en lo que hoy es el noroeste de Turquía, hacia el 620 adC (fueron inventadas independientemente en China e India hacia el 600 adC). Las monedas pronto se extendieron a las ciudades estado independientes de Jonia en la costa egea ,y desde allí al resto del mundo griego, el cual se extendía en aquella época desde el mar Negro hasta Sicilia y el sur de Italia.

La historia de las antiguas monedas griegas puede dividirse (como en otras formas de arte griego), en tres periodos, el arcaico, el clásico y el helenístico.
El periodo arcaico se extiende desde la introducción de la moneda en el mundo griego sobre el 600 adC hasta las Guerras Médicas sobre el 480 adC.
El periodo clásico comenzó al terminar el anterior y terminó con las conquistas de Alejandro Magno sobre el 330 adC, en que empezó el periodo helenístico, llegando hasta la absorción romana del mundo griego en el siglo I adC. las ciudades griegas continuaron acuñando moneda durante varios siglos más bajo gobierno romano, son las llamadas monedas provinciales romanas.

PERIODO ARCAICO

En el "periodo arcaico" "las monedas fueron verdaderamente burdas pero más tarde fueron normales. Eran principalmente pequeños trozos de forma de judía, de oro o de plata, estampadas con diseños geométricos o símbolos indicativos de su ciudad de origen. Las técnicas de acuñación mejoraron, las monedas más estandarizadas eran discos planos , y lo convencional era la representación del dios patrono o diosa que la ciudad hubiera establecido como emisión. Símbolos de animales como la lechuza de Atenas llegaron a ser populares.

El mundo griego estaba dividido entre al menos mil ciudades autónomas y ciudades( en griego, poleis), la mayoría de las cuales emitían sus propias monedas. Para facilitar el comercio interurbano, sin embargo, las monedas tenía cada vez más difícil ser el valor estándar , aunque marcadas con los símbolos de la ciudad emisora (bastante parecido a las actuales monedas de Euro, las cuales son de un país determinado, pero utilizables en toda la zona euro).

El dracma llegó a ser la más popular unidad de intercambio. Hacia el 510 adc Atenas comenzó a acuñar tetradracmas de plata (cuatro dracmas) , las cuales se utilizaban en todo el mundo griego y reflejaban el creciente dominio de Atenas.

ACUÑACIÓN

Todas las monedas griegas eran hechas a mano, mejor que las monedas modernas monedas fabricadas. El diseño para el anverso era tallado en un bloque de piedra o hierro. El diseño para el reverso era tallado en otro. El espacio en blanco del disco de oro o plata, calentado para ablandarlo, era colocado entre los dos bloques y el bloque superior acuñado con un martillo, golpeando el diseño sobre ambos lados de la moneda.
Era una técnica burda que producía un alto número de fallos, mientras que la gran técnica estandarizada consiguió las mejores monedas griegas - perfecto centrado de la imagen en el disco, relieve uniforme en toda la moneda, nitidez en los bordes - y es un notable testimonio del perfeccionismo griego.

ANTIGUAS MONEDAS GRIEGAS EN LA ACTUALIDAD

Las mejores monedas griegas son escasas y caras y solo pueden verse en museos, de los cuales el Museo Numismático Nacional de Atenas es uno de los mejores. Pero los grandes tesoros de monedas griegas están siendo encontrados por toda Europa y el Oriente Medio, y muchas de las monedas más comunes acaban en el mercado, a menudo vía Internet. Las monedas son la única forma de arte de la antigüedad, que son duraderas, y de las que hay suficientes para estar al alcance de los coleccionistas normales.
Fuente

La Rupia: monedas de India, Pakistán, Sri Lanka, Nepal

La Rupia es el nombre de las monedas usadas en India, Pakistán, Sri Lanka, Nepal, Mauricio y Seychelles; en Indonesia la moneda es conocida como rupiah y en las Maldivas como rufiyaa. Una Rupia india y la Rupia Pakistaní se puede subdividir en cien Paisas, al igual que la Rupia nepalí, pero que a su vez puede dividirse en cuatro Sukas o en dos Mohor. == i esta moneda se utiliza mucho en india.

EMITOLOGÍA

El origen de la palabra rupia se encuentra en la palabra rūp o "rūpā, procedente del Sánscrito, que significa plata; y de ahí la palabra rūpyakam que quiere decir "moneda de plata". El término rūpyakam fue usado para denominar la moneda introducida por Sher Shah Suri durante su reinado desde 1540 a 1545 DC.

VALORACIÓN

La rupia original fue una moneda hecha de plata, y pesaba 178 granos, equivalente a 11,534 gr. Esta moneda fue usada desde entonces incluso durante los tiempos de la India Británica, pesando 11,66 gramos a 917‰ (.917 plata pura).

La Valoración de la Rupia basada en el patrón plata trajo consecuencias en el siglo XIX a los países que la utilizaban, cuando las economías robustecidas del mundo se cambiaron al patrón oro. El descubrimientro de enormes yacimientos de plata en los Estados Unidos y en colonias Europeas resultó en un declive del valor relativo de la plata con respecto al oro. De pronto India no tenía mucho poder adquisitivo para hacer transacciones con el mundo. Este momento es conocido como "la caída de la Rupia".

DENOMINACIÓN

Antiguamente la rupia estaba dividida en 16 annas, 64 Paisas y 192 Pies. Es decir que tres Pies equivalían a un Paisa, y cuatro de estos últimos a un Anna. Por cortos periodos esta Rupia de las Indias Británicas se utilizó también en Arábia y el Este de África al igual que en Australia a comienzos del siglo XIX.

La decimalización se llevó a cabo en Ceilán (Sri Lanka) en 1869, en India en 1957 y en Pakistán en 1961; con esto la Rupia comenzó a dividirse en 100 Paisas, a los que se les denominaba Naya-Paisa o Nueva moneda. Este hábito se mantuvo desde que India se volvió independiente.

En muchas partes de India la moneda es conocida como Rupaye, Rubai, o algún otro término derivado del Sánscrito rupya.

SIMBOLOGÍA

Comúnmente se usa Rs. para referise a la Rupia.
También se utiliza el símbolo ₨ en India, Pakistán, Sri Lanka, Nepal, y Mauricio.
Para las rupiah de Indonesia de utiliza Rp.

El Didracma

ANVERSO: Leyenda: (E??S; Prótomo a derecha del dios Aqueloo.

REVERSO: Anepígrafa; caballo a la izquierda con jinete y lanza.

Esta moneda realizada en el siglo IV a. C. pertenece a las acuñaciones griegas realizadas en la isla de Sicilia, cuya característica principal es la gran calidad artística y un prestigio que no pudo deberse sólo a su expansión comercial, puesto que no circularon en el Mediterráneo oriental. Por ello su éxito se debió a una cuestión puramente estética y política de la maestría alcanzada por los abridores de cuños y técnicos bajo la protección de tiranos que se preocuparon de la belleza en la moneda. Sirvan de ejemplos las bellas decadracmas de la ciudad de Siracusa y los tetradracmas de Leontinoi, estas dos cecas están emparentadas estilísticamente con Gela, ceca donde se acuña la moneda que analizamos.

Las monedas siciliotas de Gela tienen tipos de carácter conmemorativo que rememoran victorias militares. La ceca muestra cierta relación con Siracusa, hasta el punto que se piensa que son los mismos artistas los que trabajan en ambos talleres. Por lo que respecta a la iconografía empleada en la ceca se utilizan tipos muy particulares, por un lado la figura de Aqueloo, dios de naturaleza fluvial hijo de Océano y de Tetis, sus proezas mitológicas lo relacionan con la vida y la abundancia, creador de numerosas islas, entre las que cabe la propia Sicilia, en una pelea heroica perdió un cuerno del que brotaban flores y frutos. Tras este tipo debemos de ver el emblema de la propia ciudad, la cual tendría en su territorio una boyante economía agropecuaria, unida a un río del que la figura de Aqueloo sería su propia representación.

En el reverso encontramos uno de los tipos más difundidos en el occidente del Mediterráneo, el jinete, del cual tomaron buena cuenta las cecas ibéricas. Su representación simboliza a las propias elites caballerescas locales en el momento de entrar en combate, por ello se ha relacionado esta emisión con la propia victoria sobre el rey Ducetio en torno al 440 a.C., que significó la independencia de la ciudad.

Una de las secciones más peculiares de la colección Cerralbo es la dedicada a la moneda antigua, de ellas destacan las series griegas, no tanto por número, pero si por las series que conserva, destacando ejemplares de bronce de las series helenísticas de los Ptolomeos. Tenemos por seguro que al Marqués le llamó poderosamente la atención la moneda griega, tanto por su gusto por la arqueología clásica, como por la calidad artística de estas monedas. Prueba de lo anterior es la variada cantidad de libros de temática numismática antigua que hoy se conserva en la Biblioteca.
Fuente:

CE anuncia diseño elegido por internautas para moneda especial diez años euro

Monetaria, que había sido propuesto por el Banco de Grecia.

La Comisión Europea anunció hoy el diseño escogido por los internautas para la moneda que los países del euro emitirán el próximo enero para conmemorar el décimo aniversario de la Unión Económica y Monetaria, que había sido propuesto por el Banco de Grecia.

El motivo ganador, que competía con otros cuatro en un concurso organizado por la Comisión Europea en internet, trata de reflejar, con un dibujo intencionadamente primitivo, la historia del comercio, desde el trueque hasta la puesta en marcha de la moneda única.

Más de 141.000 personas participaron en la selección de la moneda, que tendrá un valor facial de dos euros y de la que se acuñarán unos 90 millones de unidades.

El motivo ganador, que obtuvo el 41,5 por ciento de los votos, es obra de un escultor del Banco Central griego.

Esta será la segunda ocasión en que todos los países que forman parte de la zona euro emitan una moneda con el mismo diseño, después de la acuñada en 2007 con motivo del 50 aniversario del Tratado de Roma.

Las monedas conmemorativas tienen un valor de dos euros y están destinadas a la circulación en el conjunto de la zona euro, aunque suelen despertar gran interés entre los coleccionistas.
Fuente:

Las monedas históricas robadas serían vendidas en EE.UU. y España

El robo se produjo el segundo fin de semana de febrero, días antes de que instalara un sistema de alarmas. Investigadores y coleccionistas coinciden en que la mayoría de las piezas serán ofrecidas en remates privados.
La banda de ladrones que la semana pasada se llevó la mayor colección de monedas antiguas argentinas del Museo del Banco Nación, en Plaza de Mayo, contaba con información interna del edificio y los investigadores creen que robaron las piezas para venderlas en Estados Unidos y España. El golpe fue dado un par de semanas antes de que en el lugar se instale un sistema de alarmas.

"Este grupo no tiene relación con los que robaron otros museos en los últimos tiempos. Acá hubo un trabajo planificado. Los ladrones conocían el lugar, usaron herramientas para romper el techo y se fueron sin dejar rastros con los que se los pueda vincular fácilmente", le explicó a Clarín el juez federal a cargo de la causa, Daniel Rafecas.

El viernes 15 por la noche, entre tres y cinco personas entraron en horario de atención al público y luego se escondieron en uno de los baños que está del lado de Bartolomé Mitre al 300. Desde ese lugar se metieron por el sistema de ventilación hasta el cielorraso del Museo Numismático. Una vez allí hicieron un boquete y se descolgaron adentro de la sala donde estaban las monedas. Los ladrones desarmaron las vitrinas y metieron en sus bolsos 530 monedas antiguas. Luego abrieron una puerta-ventana y con otra soga bajaron casi cinco metros hasta la calle. Según los especialistas, el botín está valuado entre 500.000 y 700.000 dólares.

Por lo que se pudo determinar en las inspecciones hechas durante la semana, los ladrones se cuidaron de hacer algún ruido que se escuchara desde desde afuera. Los pedazos de cielorraso cayeron sobre la alfombra de la sala; no rompieron las vitrinas, sino que fueron desmontadas a presión. En el lugar dejaron las amoladoras, las pinzas y los destornilladores que usaron.

Por otro lado, una fuente del banco le confirmó a Clarín, que ya se había autorizado la colocación de sensores y alarmas en el sector que fue asaltado y que se iba a colocar en unas semanas. Suponen que los ladrones también tenían esa información.

"En la Argentina no hay compradores del material robado. Quizás algunas de las monedas de plata las podrían ubicar, pero no les conviene desarmar la colección. En cambio en Estados Unidos y España, donde están los mayores coleccionistas, se compran monedas en negro y se pagan a precio internacional. Allá las grandes casas organizan rondas privadas con menos de 20 compradores. Si está la documentación que certifique su origen, nadie pregunta cómo se consiguieron las piezas", destacó uno de los investigadores, y señaló que esa es una de las pistas más firmes que ahora siguen.

Un especialista en numismática que prefirió no ser identificado agregó un dato preocupante. "A menos que la colección la encuentren completa es muy difícil que se pueda recuperar. Las monedas están registradas en catálogos con imágenes malas. No sirven como prueba para hacer un reconocimiento válido ante la Justicia. Hace poco se iban a inventariar de nuevo, con más detalle, pero el trabajo nunca se llegó a hacer", señaló.

Otro coleccionista explicó: "Unas 500 de esas monedas se pueden vender sin grandes problemas. Son similares a otras tantas que hay. Las más difíciles son las 30 más caras. Esas tendrán que colocarlas a compradores extranjeros muy precisos". Para tratar de evitar que eso suceda resulta decisiva la participación de Interpol en Argentina y en los posibles destinos.

Además de la investigación interna del propio banco, en los próximos días declararán los agentes de seguridad que estaban en el momento del robo. Las cámaras del circuito cerrado que están en la puerta tomaron una imagen de la 1.30 del sábado en la que se ve bajar a un hombre por una cuerda, pero nadie salió a la calle a ver qué pasaba.

Clarín se comunicó con fuentes del Banco Nación para que dieran su versión sobre lo sucedido, pero decidieron no hacerlo porque, según explicaron, podría perjudicar la causa judicial.

La colección robada tenía entre sus monedas más destacadas una de 1836, con la imagen de Juan Manuel de Rosas, tasada en 140.000 dólares. Una acuñada en 1881, que perteneció a Carlos Pellegrini, que vale 50.000 dólares, y la primera moneda argentina acuñada en oro, de 1813, también de 50.000 dólares. Los ladrones, además, se llevaron la colección completa de monedas de La Rioja (1821-1860) y toda la colección argentina del siglo XIX. Y faltan monedas de Tucumán, Salta y Córdoba de 1817 a 1854.

"Esta colección la venimos armando desde 1970, moneda a moneda. Fue una búsqueda por todo el país para encontrar las piezas que faltaban. Desgraciadamente es una pérdida no se puede reparar. En esas vitrinas estaban varias de las monedas más importantes de la historia de nuestro país", explicó el creador del Museo, el licenciado Arnaldo Cunietti-Ferrando.
Fuente:

Exposición Homenaje a Su Santidad Juan Pablo II

Un breve recorrido por la historia monetaria de los Estados Pontificios y del Estado de la Ciudad del Vaticano inauguró el Museo Numismático de La Habana con la exposición Homenaje a Su Santidad Juan Pablo II en recordación del décimo aniversario de la visita del Sumo Pontífice a Cuba.

Importantes momentos del devenir de la iglesia católica y de la Santa Sede fueron recogidos en monedas acuñadas desde 1682 hasta 1870 y medallas de oro, plata y bronce, en todo un magnífico conjunto de piezas tesoro de la memoria que podrá apreciarse hasta el 30 de marzo en la importante institución patrimonial.

Destacan en el conjunto de monedas las dos conmemorativas de plata, emitidas por Cuba en 1927 y una medalla pontificia de bronce de 1998. Las piezas cubanas recuerdan la visita de nuestro Comandante en Jefe a la Santa Sede y la de Su Santidad Juan Pablo II a La Habana.

El Museo Numismático de la Habana permanece abierto de martes a sábado en el horario de 9:00 am a 4:45 pm y los domingos de 9:00 am a 12:45 pm en su sede del edificio de la calle Obispo, entre Aguiar y Habana, antigua sede del Banco Mendoza a principios del siglo XX, edificación restaurada por la Oficina del Historiador de la Ciudad y que conserva la excelente factura arquitectónica de su fachada, ejemplo significativo de la tipología bancaria de los primeros veinte años del pasado siglo.

Cuenta con tres salas expositivas y una colección que contempla más de ciento sesenta mil piezas representativas de todos los continentes.Esa institución cultural presta servicios de biblioteca especializada, de experto en tasaciones y visitas dirigidas.

Fuente:

Monedas de euro de Letonia

El euro (EUR o €) es la moneda común para las naciones europeas que pertenecen a la Eurozona de la Unión Europea, incluyendo a España. Las monedas de euro tienen dos lados diferentes, un lado común (anverso) en toda Europa que indica el valor de la moneda y un lado nacional con el diseño escogido por cada uno de los países.

Las monedas de euro letonas tienen cuatro diseños diferentes. Dichos diseños fueron hechos públicos en julio de 2006 en la página web del Banco de Letonia.

Letonia ha sido miembro de la Unión Europea desde el 1 de mayo de 2004, y de la Unión Económica y Monetaria, pero no ha completado la tercera fase de la UEM y, por lo tanto, aún usa su propia divisa, el lats letón.

Letonia había planeado originalmente adoptar el euro como divisa oficial el 1 de enero de 2008. Se espera ahora que Letonia introduzca el euro en 2012 como mínimo, aunque el Banco de Letonia ha sugerido 2013 como una fecha más probable.

Monedas de euro letonas | Caras nacionales



El escudo pequeño de Letonia



El escudo grande de Letonia



Fuente:

La colección de monedas robada en el Nación vale US$ 700.000

Muchas eran piezas únicas. Los ladrones entraron por un conducto de ventilación e hicieron un boquete en el techo. Tras el saqueo, se descolgaron hacia la calle, casi frente a la SIDE y a metros de la Casa Rosada.

Un robo audaz, pensado al detalle y con información muy precisa, se cobró la mayor colección de monedas históricas que había en la Argentina. El viernes a la noche, una banda de ladrones entró al Museo Histórico del Banco Nación, junto a Plaza de Mayo, y se llevó casi todas las piezas que había en sus vitrinas. Según los especialistas el botín está valuado en unos 700.000 dólares.

Esta colección, que llevó 40 años para su armado, tenía entre sus monedas más destacadas una de 1836, con la imagen de Juan Manuel de Rosas, tasada en 140.000 dólares. Una acuñada en 1881, que perteneció a Carlos Pellegrini, que vale 50.000 dólares y la primera moneda argentina acuñada en oro, de 1813, también de 50.000 dólares.

Los ladrones también se llevaron la colección completa de monedas de La Rioja (1821-1860) y toda la colección argentina del siglo XIX. Además faltan monedas de Tucumán, Salta y Córdoba desde 1817 a 1854.

El viernes, luego de que el banco cerrara, entre tres y cinco personas se metieron por el conducto de la ventilación sin que el personal de seguridad los detectara. Al llegar al techo de la sala, en donde estaban las monedas antiguas, hicieron un boquete en el cielorraso y desde allí se descolgaron hasta al suelo.

"Entraron con una soga y sin hacer ruido desmontaron las vitrinas. No había un solo vidrio roto. Da la sensación de que sabían lo que iban a buscar porque se llevaron las piezas con mayor valor histórico. El que entró, o sabía qué se llevaba o tenía referencias entregadas por otro", le explicó a Clarín una fuente de la investigación.

Después de sacar todas la monedas, los ladrones abrieron una puerta-ventana que da a Bartolomé Mitre al 300 y se descolgaron un piso hasta la calle. Eso es casi frente a la SIDE y a cien metros de la Casa Rosada. Adentro dejaron bolsos con amoladoras, sogas y las barretas que usaron.

El museo no tiene sistema de alarmas. Sólo cuenta con cámaras de vídeo y con el personal que hace los recorridos de vigilancia en todo el edificio. Los investigadores creen que los ladrones sabían esto y por eso se movieron con tanta tranquilidad.

Fuentes de la investigación le informaron a Clarín que la entrada de uno de los ladrones a la sala fue registrada por las cámaras de video, pero ahora están tratando de determinar por qué el personal de vigilancia no fue hasta el lugar a ver que sucedía.

Consultado por Clarín, el Banco Nación remitió a un comunicado donde se explicó que no iba a haber declaraciones sobre el robo porque recibieron "instrucciones judiciales de atenerse al secreto del sumario". Lo que sí in formaron es que empezaron una investigación interna, paralela a la causa judicial.

La colección del Banco Nación, junto con la del Central y el Provincia, está entre las tres más destacadas del país. "La pérdida es irrecuperable para el patrimonio histórico nacional. Algunas de esas monedas son piezas únicas recuperadas de series de las que se acuñaron sólo seis o siete y que desaparecieron. Por ejemplo, una que tenía la cara de Rosas había sido prohibida por el propio Rosas porque no le gustaba el dibujo y sólo sobrevivió una que estuvo escondida mucho tiempo", le explicó a Clarín un coleccionista.

"Hay que tratar de que no salgan del país. Los que la robaron saben que puestas en el mercado estadounidense o inglés, por una moneda pueden llegar a pagar un promedio de 70.000 dólares. Lo difícil es controlarlo porque los ladrones no se van por Ezeiza, salen por la frontera y después en aviones privados", detallaron las mismas fuentes de la investigación.

Hasta el momento no hay pistas firmes sobre los ladrones. La causa por el robo está a cargo del juez federal Daniel Rafecas.
Fuente:

El Bicentenario servirá para “celebrar el pasado y construir el futuro”

El presidente del Comité Organizador del Bicentenario del 6 de junio, Salvador Galán, presentó ayer el programa de actos conmemorativo de la gesta valdepeñera contra las tropas napoleónicas con el que se pretende “celebrar el pasado y construir el futuro” de la ciudad, además de impulsarla y situarla entre las más punteras de Castilla-La Mancha y del país.

En rueda, Galán aseguró que el programa favorece la apertura de nuevas vías que permitan a los valdepeñeros gozar de “mayor calidad económica y social”, para lo que es necesario buscar nuevos horizontes de innovación, desarrolloe investigación (I+D+i), y animó a los ciudadanos a que colaboren con sus aportaciones en el desarrollo de los actos conmemorativos del bicentenario, enmarcado dentro de la Batalla de Bailén.

Programación
Los actos programados se han dividido en tres apartados: culturales y científicos, de futuro y lúdicos, subrayó el presidente del comité organizador que destacó las jornadas históricas que, bajo el título “Valdepeñas y la Guerra de la Independencia”, se celebrarán del 3 al 5 de abril; así como la conferencia prevista para el próximo 25 de abril sobre “La mujer en la sociedad de 1808”.

“La literatura y el Bicentenario” también se analizará a través de la conferencia “Un episodio Nacional: Valdepeñas 1808 en la óptica de Galdós” que tendrá lugar en mayo, el mismo mes en el que tendrá lugar un encuentro de mujeres para hablar sobre “Desarrollo Local. Una perspectiva de género”, organizado por la Asociación Cultural de Mujeres “Juana La Galana”.

Respecto a los actos en clave de futuro, Galán subrayó la mesa redonda “Futuro: energías renovables” que se celebrará el próximo 11 de marzo y en la que intervendrán el consejero de Industria y Sociedad de la Información, José Manuel Díaz-Salazar, y el director general de Energías Renovables de Iberdrola, Venancio Rubio, a la que seguirá el 25 de marzo la mesa redonda con el título “Futuro: Agua y Medioambiente”, a la que, entre otros, asistirá el presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadiana, Enrique Calleja.

En el mes de mayo los actos continuarán el día 6 con una mesa redonda bajo el título “Futuro: Turismo y Nuevas Tecnologías” en la que participará la consejera de Turismo y Artesanía, Magdalena Valerio, indicó el responsable del comité que también destacó los paneles de expertos en los que, a modo de laboratorio de ideas para el desarrollo social y económico de la localidad y de la comarca, está trabajando la Fundación Valdepeñas.

Además de estos eventos de “largo recorrido mediático para construir un futuro sostenible, ilusionante y participativo”, Galán se refirió también a otros lúdicos como la reapertura del Museo de los Molinos, el próximo 8 de abril, y para la que se está preparando una exposición titulada “Valdepeñas 1808, de villa a ciudad”, mientras que el 9 de mayo habrá una conferencia–concierto sobre los palos del flamenco, organizada por la Asociación Cultural y Flamenca “Virgen de la Cabeza”.

Del 19 al 25 de este mes se celebrará la Semana de la Cultura y el Vino en colaboración con la Asociación de Hosteleros de Valdepeñas (Ahosval), y el día 31 el Grupo de Teatro “Lorenzo Medina” repondrá el musical “6 de Junio”.

Inauguración del Monumento
La IX Semana de la Música “Semuva `08”, que se celebrará del 2 al 8 de junio, contempla el concierto en conmemoración del bicentenario que ofrecerán los grupos del Conservatorio “Ignacio Morales Nieva”, el día 6 se inaugurará por la mañana, en la Avenida del Vino, el Monumento-Homenaje a los Héroes del 6 de Junio del escultor Víctor Ochoa, mientras que por la tarde se ofrecerá un homenaje a Francisco Abad Moreno “Chaleco” y Juana Galán “Juana La Galana”, además del tradicional acto institucional en la Plaza de la Independencia.

Por último, el día 7 se celebrará una corrida goyesca que retransmitirá Castilla-La Mancha Televisión y Canal Sur Andalucía. Y aunque aún no se ha confirmado la fecha exacta, en septiembre se inaugurará el Monumento-Homenaje a Juana La Galana, obra del escultor Javier Galán y que coronará la rotonda de San Marcos.

El programa de actos contempla además conferencia y cata comentada sobre la “Viticultura manchega del siglo XIX”, una marcha cicloturista, una ruta de senderismo por los caminos por los que transitaron los defensores de Venta de Cárdenas o la representación, el día 10 de octubre, del montaje “c`est Teatro”, a cargo del Grupo Artístico “El Trascacho”, entre otros.

Moneda conmemorativa
La comisión delegada del Bicentenario del Seis de Junio pondrá a la venta una serie de monedas conmemorativas de oro y plata que lucirán en una cara el escudo de Valdepeñas con el emblema “Muy Heroica Ciudad” y en la otra el logotipo de la efeméride. Tanto la moneda conmemorativa como el catálogo con el programa de actos se podrán conseguir a través de Internet en la página oficial del Bicentenario de la Batalla del 6 de Junio, www.valdepeñas1808-2008.es, donde además se podrá acceder a la información de todos los actos programados.

Comités de Honor y Organizador
El Comité de Honor del Bicentenario de la Batalla del 6 de Junio está compuesto por el presidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, José María Barreda; el miembro de la Real Academia de la Lengua, Francisco Nieva; el presidente de la Diputación de Ciudad Real, Nemesio de Lara; el alcalde de Valdepeñas, Jesús Martín; y la consejera de Cultura de Castilla-La Mancha, María Soledad Herrero Sainz.

El Comité Organizador está formado, además de por Galán como presidente, por Pedro Jesús Sánchez Muñoz, como secretario, y Herminio Ureña, Jesús Gutiérrez, Francisco Asensio y Javier Pérez, en calidad de vocales.

Fuente:

La peseta sigue viva en México

Oficialmente la peseta dejó de existir en España hace seis años, pero en Puerto Rico sigue viva y en boca de todos los boricuas, que llaman peseta a la moneda de un cuarto de dólar. Bien sea en la compra de chucherías o al pagar el billete de autobús, los puertorriqueños hablan de "pesetas" en todo momento como si no existiese el dólar y con orgullo, en una muestra de su identidad nacional.

Y eso que sólo desde 1895 a 1898 la peseta fue la moneda oficial de Puerto Rico, pero esos tres años quedaron grabados en el acervo popular.

La vinculación a la peseta boricua es tal que el Senado puertorriqueño ha creado un Comité Asesor sobre Numismática para participar en el proceso de diseño de la peseta de Puerto Rico dentro del Programa de Monedas Conmemorativas del Departamento del Tesoro de EEUU.

El Departamento del Tesoro emite cada año cinco versiones conmemorativas de la moneda de 25 centavos con el diseño recomendado por cada uno de los 50 estados de la unión, pero sin incluir a Puerto Rico, Estado Libre Asociado (ELA) desde 1952.

Sin embargo, a partir del próximo año se acuñará una moneda de 25 centavos en conmemoración de la peseta, gracias a una enmienda de ley que introdujo el pasado mes de diciembre el congresista por Nueva York José Serrano, de origen puertorriqueño.

La cuestión ahora es cuál es el motivo más apropiado que aparecerá en la moneda en homenaje a la peseta y ése es el objetivo del comité asesor aprobado por el Senado puertorriqueño.

El presidente del Senado puertorriqueño, Kenneth McClintock, explicó que con la mayor premura posible es necesario establecer un "mecanismo de consulta ciudadana" para decidir el diseño de la peseta boricua.

Pero la decisión de conmemorar a la peseta en las monedas de un cuarto de dólar no deja de tener sus detractores como la senadora del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), María de Lourdes Santiago, que lo considera "ridículo".

Santiago dijo que resulta "absurdo" que "Puerto Rico tenga una peseta" y que una comisión decida si el emblema que aparecerá sea "la cotorro" (cotorra endémica puertorriqueña) o "el coquí" (rana autóctona boricua).

"Esa ilusión de la peseta puertorriqueña me parece una de las expresiones más patéticas de las ilusiones anexionistas en sus dos versiones: la de los estadistas (que quieren ser el estado 51 de EEUU) y la de los partidarios del Estado Libre Asociado (ELA)", criticó la senadora independentista.

Entre las teorías que circulan sobre el hecho de que se llamen pesetas a las monedas de 25 centavos está la que se refiere a la similitud del actual cuarto de dólar con las monedas de 20 centavos que acuñó el Gobierno de España, a finales del siglo XIX, cuando todavía Puerto Rico era colonia española.

La isla caribeña, territorio español hasta 1898, sólo contó con una normativa monetaria propia y definida en los tres últimos años de su etapa como colonia ultramarina.

La acuñación de las pesetas en Puerto Rico se realizó mediante un Real Decreto de 1895 para compensar una alarmante escasez de moneda en la isla.

Con esta medida, las autoridades españolas pretendieron también establecer en la colonia un sistema monetario propio, pero con características similares a las de la metrópoli.

Aquellas monedas fueron acuñadas en la Casa de la Moneda de Madrid y tenían en su anverso un busto desnudo, de perfil y mirando a la izquierda, del futuro rey Alfonso XIII de niño.

En el reverso aparecían el escudo de España, con la Corona Real y el escudete de la Casa de Borbón, entre las dos columnas de Hércules, y en el perímetro, la inscripción "Isla de Puerto Rico".

En los siglos XVIII y XIX circularon en Puerto Rico varios modelos de papel moneda, que despertaron la desconfianza popular, como los "tengos" (1766), los "billetes del cordero" de ocho reales (1813), o la "macuquina".

A menudo se recurrió también, tanto en Puerto Rico como en numerosas colonias españolas, a la "contramarca" o al "contrasello", que consistían en colocar signos estampados sobre monedas de otros países, debido a la penuria del circulante local.

Tras la invasión, en 1898, de Puerto Rico por las tropas de Estados Unidos, la isla se "dolarizó" y los pesos y las pesetas acuñados durante tres años por los españoles comenzaron a desaparecer de la circulación y a fundirse.

Sin embargo, y a pesar de que la peseta boricua de 20 centavos sólo existió oficialmente tres años, todo el que viaja hoy en autobús urbano en Puerto Rico sabe que el trayecto cuesta "tres pesetas".

Fuente:

BCV finalizó operativo de canje de monedas en Anzoátegui

El Banco Central de Venezuela finalizó este domingo el operativo de canje de monedas del bolívar fuerte en el estado Anzoátegui, con una actividad de cambio de las nuevas especies metálicas realizada en el Centro Comercial Plaza Mayor de Lechería.

La representante de la Sala de Control de Estrategia Territorial para el Proceso de Reconversión Monetaria del ente emisor, Norelys Ortiz, recordó que el operativo de canje inició en la zona el pasado 11 de Febrero.

Manifestó que los usuarios tuvieron la posibilidad de obtener cinco bolívares fuertes (cinco mil bolívares) en especies metálicas del nuevo cono monetario, con sólo presentar la misma cantidad de dinero en billetes o monedas de la antigua denominación.

Asimismo, calificó la jornada como exitosa y agregó que "había personas que no conocían las monedas y tuvieron la posibilidad de conocerlas, tenerlas en sus manos, sin embargo, conocían sus equivalencias".

Ortiz destacó que el BCV continuará ejecutando operativos de canje en todo el país, sin descartar los estados donde se hayan realizado, como es el caso de Anzoátegui, donde esperan reinstalar nuevamente los centros de cambio los días jueves y viernes.

El BCV realiza operativos de canje de monedas en toda Venezuela, con el propósito de ampliar la circulación de las especies del nuevo cono monetario y facilitar el proceso de familiarización de la población con el bolívar fuerte.
Fuente:

Roban Monedas de Plata y Oro del Museo de Buenos Aires

Una momia indígena de 900 años de antigüedad y monedas antiguas por valor de unos 100.000 dólares fueron sustraídas de dos museos de Buenos Aires, informó el sábado la policía, que trata de establecer si ambos episodios están vinculados.

La momia pertenece a un niño diaguita de dos años y su desaparición fue detectada el viernes a última hora en el Museo Histórico de La Boca, que nunca había sufrido un robo y carece de custodia.

Investigadores citados por la agencia Télam sospechan del último visitante que tuvo la sala, quien permaneció unos quince minutos y a quien testigos observaron con una bolsa que bien podía contener la pieza arqueológica, de unos 60 centímetros de largo.

"Es una momia muy antigua, de aproximadamente 900 años de antigüedad, comprada hace unos 40 años en el noroeste de la provincia de Salta (norte)", informó Helena Tellethea, directora del museo que poseía la pieza desde hace dos décadas.

"No conocemos su precio porque jamás pensamos en una transacción. Estaba en una caja de cristal muy frágil pero pesada y difícil de manejar", añadió.

Además, unas 400 monedas de oro y plata, con un valor de 100.000 dólares desaparecieron del museo histórico y numismático del Banco de la Nación Argentina, cuya sede se erige frente a la Casa de Gobierno.

La policía dedujo que fueron robadas durante la noche del viernes al sábado.

Las autoridades informaron de inmediato a la Interpol bajo el supuesto de que los autores de estos robos deben haber planeado sacar los objetos del país.
Fuente:

Billetes del Banco Español de la Isla de Cuba - Año1896

Son 3 Billetes los que les presentamos ahora: de 5, 10 y 50 peso con el cual se pagaba a los empleados durante la zafra azucarera. Esto ocurriría en la época del dominio colonial español en cuba.

Dichos Billetes los puedes comprar en http://www.todocoleccion.com

Oviedo vuelve a ser capital de la filatelia y la numismática


El Grupo Filatélico y Numismático Ovetense volverá a reunir mañana, viernes, en la ciudad a cientos de personas llegadas de toda España para asistir a la XXXIV Exposición-convención nacional de numismática y al XIX Salón del coleccionismo de Asturias 2008.

La cita será en el hotel España de 10.00 a 14.00 y de 16.30 a 20.00 horas. Los 150 socios del grupo filatélico tendrán el privilegio de poder acceder a la exposición a las nueve de la mañana.

La convención está considerada una de las tres mejores de España y, según explica el presidente del Grupo Filatélico, Benjamín García, «todos los años se marca un nuevo récord de asistencia».

En la cita se podrán contemplar, comprar y vender monedas, billetes, prefilatelia, censuras, sellos postales, loterofilia, timbrología, vitolfilia, acciones, naipes, relojes, etiquetas de sidra, programas de cine, cromos, tarjetas telefónicas y calendarios.

Benjamín García asegura la participación de cuarenta expositores, procedentes de toda Asturias, Madrid, Segovia, Sevilla, Barcelona, Bilbao, Zaragoza, La Coruña y Salamanca, además de Portugal.

Así se presentarán auténticas joyas, como «monedas griegas, romanas, medievales, reales...», y todo tipo de material numismático y filatélico de gran calidad, en palabras del presidente.

El objetivo final de la cita de mañana es alentar no sólo la compra, la venta o el intercambio de piezas, sino fomentar todo tipo de actividades culturales y estrechar los lazos de amistad entre los aficionados.

El Grupo Filatélico y Numismático de Oviedo está formado por 150 personas, pero cuenta con alrededor de un millar de simpatizantes que comparten la afición por el coleccionismo.

Benjamín García lleva al frente del grupo desde su formación y es el responsable del mercadillo semanal que comenzó hace 39 años y que actualmente se celebra en los soportales de la plaza de España. El mercadillo se celebra los domingos, entre las once de la mañana y las dos de la tarde. Además, el grupo se reúne todos los jueves, de ocho a nueve de la noche, en sus locales, situados en la Biblioteca del Campo San Francisco.

El experto mantiene que el coleccionismo siempre existió y también explica que en épocas de crisis o recesión económica la afición se resiente, ya que «la gente tiene que gastar el dinero en otras cosas». Además, apunta que «hay dos clases de coleccionistas: los que mantienen su afición y los que no son tan constantes». De todos modos, a su entender, «una colección adquiere importancia cuando supera los cien años de antigüedad».

García, un apasionado del coleccionismo, insiste en que la virtud principal en esta afición «es la constancia», y recuerda muchos casos de aficionados que comienzan en la adolescencia y por circunstancias de la vida abandonan durante años la colección hasta que la recuperan cuando se estabiliza su situación familiar y profesional. «Muchos retoman la colección con la excusa de que es para dejársela a sus hijos», añade. «En realidad, siempre coleccionas para tus hijos o para tus nietos, pero en el fondo lo que haces es coleccionar para ti porque la afición es tuya», concluye el presidente del Grupo Filatélico y Numismático ovetense.
Fuente:

Circulación de billetes falsos va en ascenso

La falsificación de billetes en México continúa en ascenso. Al cierre de 2007 las denominaciones de mil pesos reportaron un crecimiento de 177% respecto a 2006.

De acuerdo con información del Banco de México, por cada millón de piezas en circulación se detectaron 364 billetes apócrifos de mil pesos.

En el caso de los de 500, éstos también mostraron un alza de 28% al contabilizarse 90 piezas pirata por cada millón. En 2006, la cifra llegó a 70, y en 2005 se retiraron 43.

Sin embargo, en las bajas denominaciones se observó una reducción. En los billetes de 50 pesos la caída fue superior a 50%, con 122 unidades frente a 215 que se detectaron en 2006. Y los que reportaron el menor índice fueron los de 20 pesos, al sumar sólo 0.6 por cada millón.

Banxico puntualizó que los de 100 y 200 pesos también dejaron de ser atractivos para el hampa y observaron una caída respecto a 2006. En estas denominaciones se contabilizaron 77 y 78 piezas por millón, respectivamente. Citó unas recomendaciones para detectar billetes falsos: palpar con la yema de los dedos el papel; en las unidades originales se puede sentir el relieve de los personajes y de la leyenda “Banco de México”. También se puede identificar fácilmente la banda o confeti iridiscente.

Los originales cuentan con un “hilo” de seguridad de sencilla identificación. Si hay duda de la veracidad de un billete, se debe acudir a cualquier institución bancaria. Ante el crecimiento de este ilícito, que se castiga hasta con 12 años de prisión, la Asociación de Bancos de México (ABM) inició una campaña en las sucursales para explicar el procedimiento en caso de que se detecte una pieza apócrifa. Incluso, Banxico obligó a los intermediarios a colocar carteles alusivos, en los que se detalla el proceso que el cajero debe seguir tras detectarse un papel pirata.

La ABM aclaró que, al identificar un billete falso, el empleado debe retenerlo, pero no podrá marcarlo, destruirlo o perforarlo. A cambio de la pieza, el cajero tiene la obligación de entregar un recibo al usuario.

Cada unidad en billete o moneda que se detenga debe ser enviada a Banxico para su análisis; si ésta resulta auténtica, la institución debe reembolsar al cliente el importe, previa entrega de recibo, pero si es falsa no podrá recuperar el numerario.

Fuente:

El Bolivar Fuerte llegó a Anzoátegui

Chiquitas, livianas y hasta coquetas. Las nuevas monedas de bolívar fuerte (Bs.F.) ya están circulando en los bolsillos de los residentes de la zona norte de Anzoátegui.

Sonrisas nerviosas se dibujaron en los rostros de las personas al ver las monedas que ayer se podían intercambiar por bolívares (Bs) en un puesto instalado por el Banco Central de Venezuela (BCV) en el CC Plaza Mayor (Lechería).

No faltó quienes pensaban que se trataba de la promoción de algún producto. “¿Qué están regalando, una muestra de perfume?, dijo una joven con voz nerviosa.

Una niña, vestida con la falda y camisa blanca del colegio, preguntaba si allí vendían las barajitas de su álbum.

Al contestarle que no, también curioseó entre el stand del BCV. “Son coquetas esas moneditas... le diré a mi mamá para comprarlas”.

Y el mecanismo era simple. Por Bs 5 mil se podía cambiar el combo de Bs.F. 5.

En cada pequeña bolsita de plástico se podían observar las monedas de las siguientes denominaciones: Bs.F. 1 (dos unidades), Bs. F 0,50 (dos), Bs. F 0,25 (cuatro), Bs.F. 0,125 (cuatro), Bs.F. 0,10 (tres), Bs.F. 0,05 (tres) y Bs.F. 0,01 (cinco).

Algunos se cansaron de escudriñar desde lejos la escena de intercambio y se acercaron a leer los avisos de la entidad bancaria bajo la mirada de efectivos de la Guardia Nacional.

“Ahora sí viene lo bueno. Los billetes no son tan difíciles de manejar, sólo hay que mover los ceros. Pero con las monedas es más complicado, pues hay que manejar los céntimos”.

A esa reflexión de Jesús Quintana, residente de Barcelona, se sumaron otros que se limitaron a expresar “¡Qué complicación...! ¿No podíamos quedarnos con las monedas viejas?”.

En sus marcas...
El puesto del BCV de Plaza Mayor inició operaciones a la 1:00 pm. Si bien no había colas, registraba un flujo constante de personas, y hasta revuelo en el establecimiento.

La gente se sentaba en los bancos dispuestos en el recinto de compras para destapar sus bolsitas, como otrora hacían con los cotillones de las fiestas infantiles.

“Me da risa la monedita de Bs.F. 0,01. Es chiquita y dorada. Los hombres tendremos que cargar un bolsito sólo para este monedero. Ahora sí me volví un ocho, entre tantos céntimos y monedas”, comentó entre sonrisas el obrero porteño Jesús Gutiérrez.

La gestora Esperanza Kadbay se aproximó a la mesa del BCV y recibió una charla de menos de cinco minutos sobre la conversión.

“Me llevaré un combo a mi casa. Aunque veo que por ejemplo está el Bs. F 0,125 (12 céntimos y medio) que equivale a lo que en mi época era la locha. Si yo tengo alguna experiencia del pasado y se me hace enredado, no quiero imaginar cómo harán los jóvenes”.

La economista Norelis Ortiz, de esa entidad financiera, apuntó que sí hay dudas, pero paralelamente existe la disposición de los ciudadanos de preguntar.

Los vendedores también se acercaron a cambiar sus billetes. “Tengo curiosidad y debo practicar”, refirió Mercedes Castro.

7 días
El BCV rotará sus puntos de intercambio hasta el 17 de febrero. Comenzó ayer:


Martes 12: CC Regina (Sotillo).

Miércoles 13: CC Las Palmas (Guanta).

Jueves 14: CC Neverí Plaza (Bolívar).

Viernes 15: CC Caribbean Mall (Urbaneja).

Sábado 16: CC Neverí.

Domingo 17: CC Plaza Mayor (Urbaneja).

Fuente:

Editan sellos personalizados de la conmemoración de la Batalla de Bailén


El Servicio Filatélico los rechazó por tratar motivos bélicos, pero la Casa de Moneda emitirá un juego sobre el bicentenario.

El diseñador Miguel Ángel Angosto ha creado una serie de sellos personalizados conmemorativos del bicentenario de la batalla de Bailén y de las recreaciones que desde hace tres años se llevan a cabo en esta localidad donde el ejército español derrotó al francés.

Esta serie nació con la idea de que fueran aceptados por el servicio filatélico para que sirviera de emisión por parte de Correos. Dicho servicio comunicó que tras pasar por el comité de programación y ser un tema interesante (al igual que otros remitidos de otros puntos de España sobre el doscientos aniversarios de la Guerra de la Independencia), este servicio se había planteado no tocar el tema bélico. Sin embargo, la Casa de Moneda si va a emitir un juego de monedas sobre el citado bicentenario.

Ante la negativa del Servicio Filatélico, Miguel Ángel Angosto ha decidido personalizar la serie que ha sido elaborada por la Fábrica Nacional de Monedas y Timbres. Aprovechando esta modalidad, también ha realizado unos pliegos de las tres recreaciones que se han hecho de la batalla. Son series de poca tirada, entre 25 y 50 sellos por motivo, lo que impedirá que todo el mundo pueda disponer de un ejemplar y que, por tanto, su difusión sea muy reducida.

Miguel Ángel Angosto pretende que sea el Ayuntamiento de Bailén quien, con motivo de los actos programados durante este año, pueda utilizar los diseños tanto para el uso interno como para todas las personas que estén interesadas e estas series.

El diseñador también se ha puesto en contacto con los servicios filatélicos de Francia y Argentina por si están interesados en estas series, ya que ambos países participaron de distinta forma en la citada batalla.

También se ha planteado pedir a Correos un matasellos para el día 19 de julio de 2008, día en que se cumplen 200 años del enfrentamiento bélico.

Fuente:

La Moneda de Dios


El 18 de marzo de 1998, la productora Dodici firmó con la compañía Die-Gui (formada, en aquel entonces, por la sociedad Diego Maradona-Guillermo Cóppola) un documento para explotar la imagen del ex capitán del seleccionado argentino. Entre las posibilidades que ofrecía, estaban la realización de libros y películas sobre la vida de "El 10", a cambio, claro está, de parte de las ganancias.

Con esta autorización, Dodici se presentó en la Casa de la Moneda en el año 2000. En ese momento, su titular era Nelson Julio López del Carril.

Tentada por la posibilidad de acuñar monedas con motivo del cumpleaños número 40 de Diego Maradona, tal y como le ofrecía la productora, esta dependencia estatal firmó un contrato en el que se hizo cargo de todos los aranceles de importación de los cospeles, provenientes de Inglaterra. La suma ascendía a un millón y medio de dólares.

Una de las irregularidades en las que incurrió la Casa de la Moneda es que no le pidió una garantía solvente a Dodici. Como único aval, la productora presentó dos cheques.

Un mes y medio después de firmado el contrato, la empresa encargada de las monedas entró en concurso de acreedores, por lo que perdió la solvencia para pagar su deuda y la Casa de la Moneda debió hacerse cargo de ella. Por su parte, las 19 toneladas de cospeles de níquel, oro, platino, plata y alpaca con la leyenda "El jugador del siglo" quedaron varadas en la aduana, a la espera de que alguien las retire.

Algunas de ellas, sin embargo, llegaron a comercializarse en el mercado como "medallas", obviamente, sin ningún valor legal. Se las puede conseguir por internet.

Hoy, el caso está a un paso del juicio oral y público. Los imputados son Nelson Julio López del Carril, titular por ese entonces de la Casa de la Moneda, por incompatibilidades en su función; Fernando Moroni y Marcelo Gómez, ex gerentes de la institución; y Alberto Marcelo Simonián, titular de Dodici (que aún está en funcionamiento), todos ellos acusados como partícipes necesarios en este fraude en perjuicio de la administración pública.

La causa está a cargo del juez Canicoba Corral. Lo que resta establecer, apenas termine el juicio, es qué se va a hacer con los cospeles. Una de las posibilidades es que pasen al Gobierno nacional, para que se acuñen y entren en circulación como monedas de curso legal.
Fuente:

Historia de la Moneda de Guatemala


El 1853 surgió el acuerdo de acuñar la moneda propia del país.

Reseña histórica

Inmediatamente después de la Independencia de Centroamérica (1821) inició un proceso de transición hacia un sistema monetario federal o nacional, que pretendía desligarse de las regulaciones, signos e influencias de la metrópoli española. En este sentido, la Casa de Moneda de Guatemala jugó un papel primordial en la circulación monetaria recurriendo al oro y la plata como principales materiales para la acuñación. Al disolverse la Federación Centroamericana, nuestro país no estableció de inmediato un sistema monetario. A lo largo de bastantes años, circularon simultáneamente moneda federal y diversas monedas extranjeras.

El 1853 surgió el acuerdo de acuñar la moneda propia del país, pero por limitación de recursos solamente se acuño una pequeña cantidad. En 1864 se autorizó la fundación de un banco privado, que sería el único emisor de billetes sin embargo, los prestamistas impidieron que el proyecto prosperara.

Igual fracaso —y por la misma causa— sufrió el banco que en 1867 fundó un grupo de ciudadanos guatemaltecos. En 1869, es decir, poco antes del derrumbe de régimen conservador, comenzó una reforma monetaria basada en el peso, dividido en unidades decimales. En 1870 fue decretada la paridad del peso con el dólar estadounidense. El proceso de esta reforma se vio interrumpido por la victoria de las tropas liberales, el 30 de junio de 1871.

La Revolución Liberal retomó aquella reforma y la profundizó. En 1881 estableció el bimetalismo como base del sistema monetario, y definió al peso como unidad monetaria las monedas tenían poder liberatorio ilimitado y el Estado se veía obligado a acuñar todo el oro y la plata que los particulares quisieran grabar. Por esa época, el oro casi había dejado de circular, en razón de la ley de Gresham además, el público rehusó emplear el sistema decimal, prefiriendo las subdivisiones vigentes durante la Colonia: tostones, pesetas, reales, medios reales y cuartillos.

Dentro de este esquema monetario surgieron los bancos particulares de emisión, depósito y descuento. Al inicio del siglo XX funcionaban seis bancos de este género: Agrícola Hipotecario, Colombiano, Americano, de Guatemala, Internacional y de Occidente. Entre 1924 y 1926 sucedieron circunstancias propicias para llevar a cabo la Primera Reforma Monetaria y Bancaria trascendental del siglo XX, que puso fin a un largo período de desajustes en el valor de cambio de la moneda nacional, causados por la emisión incontrolada de signos monetarios carentes de respaldo.

El 24 de noviembre de 1924 fue creado el quetzal como nueva unidad monetaria (ligada al patrón oro y en paridad unitaria con el dólar estadounidense). Además, el 30 de junio de 1926 es creada una entidad con funciones de Banca, espaldada por capital mixto (estatal y privado): el Banco Central de Guatemala, con atribuciones de único emisor.

Guatemala consumó, en 1945 y 1946, la Segunda gran Reforma Monetaria y Bancaria del siglo XX, gracias a la cual se creó el Banco de Guatemala, de capital totalmente estatal y que, en sustitución del anterior Banco Central de Guatemala, surgió a la vida económico-financiera el 1 de julio de 1946. Fruto de esta reforma cobra vida una legislación avanzada, contenida en la Ley de Bancos, la Ley Monetaria y la Ley Orgánica del Banco de Guatemala. Este cúmulo legal y normativo, con las reformas innovadoras que los cambios nacionales e internacionales demandaron en su momento, rigió hasta 2002 porque el 1 de junio de ese mismo año nace la Tercera Reforma Monetaria que rige al actual sistema bancario y financiero del país. Como se desprende de lo expuesto, el Banco de Guatemala nació con un concepto moderno de Banca Central, y con la responsabilidad fundamental de mantener la estabilidad interna y externa de la moneda, dentro de las condiciones que promuevan el desarrollo económico del país. Así lo expresa su Ley Orgánica, y con este espíritu han sido y son orientadas sus actividades.

Antes de tratar sobre la historia de la moneda en Guatemala, es importante mencionar —a manera de referencia— la razón o la necesidad que hubo de darle valor de cambio o transaccional a un objeto determinado. Cuando el ser humano primitivo se fue organizando en comunidades y dejó de ser nómada, hubo en ese paso transicional una cierta división del trabajo: pues algunos se dedicaron a la caza, otros a la pesca y otros a la recolección de alimentos de tipo vegetal. En ese momento también nació la necesidad de la administración de las comunidades y ésta, en un principio, fue ejercida por los
ancianos, aspecto que se llamó gerontocracia. En esta división de las actividades hubo necesidad de intercambiar
excedentes o simplemente adquirir aquéllos productos que determinado grupo no tenía.

En este proceso inicial, se da el trueque de unos productos por otros sin embargo, en la medida que los excedentes van aumentando, surge la necesidad de buscar algún instrumento que sirva de intermediario en el abastecimiento, y de allí nacieron objetos a los cuales se les va dando determinado valor, según sea su escasez o importancia estética. De esta cuenta, en las investigaciones arqueológicas hechas en Europa, Asia y África (sitios donde se asentaron las primeras poblaciones de seres humanos), se encontraron vestigios de objetos que, por la forma como han sido encontrados, las hipótesis más cercanas a la verdad los señalan como instrumentos de intercambio o de pago para la adquisición de otros productos. En otras palabras, fueron utilizados como monedas. A la venida de los españoles a Guatemala en el siglo XVI, los conquistadores venían de sitios donde el truque ya había sido desechado como medio de intercambio de objetos la moneda ya estaba establecida y era fabricada con los llamados metales preciosos: el otro y la plata. Por eso la Conquista era precisamente para buscar oro. Sin embargo, los conquistadores también descubrieron que en estos lugares —México, Centroamérica y Perú, por ejemplo— las comunidades utilizaban ciertos objetos, a los cuales se les había dado determinado valor de importancia para la obtención de artículos.

Estos objetos eran semillas de cacao, plumas de quetzal o de otras aves exóticas, huesos labrados y conchas, para mencionar algunos. La consolidación de la Conquista vino a introducir los usos y costumbres de los conquistadores. Al principio, ellos simplemente obtenían lo que querían, pero en la medida que fueron obteniendo excedentes de sus producciones, las que mandaban a España o intercambiaban, tuvieron necesidad de emplear instrumentos de intercambio debido a que ya tenían la costumbre de uso de la moneda metálica, los gobernadores estuvieron debieron importar monedas para el intercambio. Primero las trajeron de España conforme la necesidad fue creciendo y existía la materia prima para su fabricación, o sea los metales utilizados en esa época —oro y plata— España fue autorizando la instalación de las Casas de Moneda. Primero fue México, luego Lima después, Potosí (hoy Bolivia) y Guatemala en 1731, cuando el rey Felipe IV autorizó la creación de una casa de moneda.

Ésta empezó a operar en 1734. Las primeras monedas que circularon en Guatemala fueron traídas de México y Perú. Cuando, a partir de 1734, empezó a fabricar moneda la Real Casa de Moneda, sus primeras monedas fueron de ocho reales, de las denominadas irregulares o macacos, pues no tenían forma circular. Posteriormente se fueron acuñando monedas de cuatro, dos, uno y medio real, y fue hasta 1750 cuando salieron las primeras monedas circulares, y en 1794-1795 fue acuñada la diminuta moneda de un cuarto de real. Según el historiador Ignacio Solís, la fabricación de esta moneda fue objeto de una gran discusión, pues para las transacciones menores —sobre todo las del mercado— los habitantes se quejaban de que esta moneda de baja denominación les causaba malestar y pérdida, pues muchas veces los comerciantes usaban pedazos de madera llamados tarjas para anotar, como una forma de vuelto, el monto que le quedaban adeudando a una persona. Sin embargo, estos comerciantes desaparecían o simplemente no reconocían desp ués la obligación. Se pensó en acuñar una moneda de cobre como el maravedí, que circulaba en España, pero el indígena no aceptaba una moneda que no fuera de oro o de plata.

En Guatemala se acuñó moneda colonial hasta 1821. Después de la Independencia, y por un período muy pequeño, se introdujo moneda mexicana con el cuño del emperador Agustín de Iturbide. Sin embargo, de estas monedas no quedan rastros, más que una moneda de proclama acuñada por el Estado de los Altos (Quetzaltenango), en la cual proclaman al emperador Agustín I. De 1824 hasta 1847 se acuñaron las monedas de la Federación Centroamericana o de la llamada República Federal de Centroamérica. Estas monedas también fueron acuñadas en Costa Rica y Honduras sus denominaciones son de un cuarto, medio, uno dos y ocho reales en plata. Las acuñadas en oro son de medio, uno, dos cuatro y ocho escudos. Con la disolución de la Federación, cada país acuñó su moneda, y Guatemala —ya dentro del régimen republicano establecido por Rafael Carrera— acuñó su propia moneda a partir de 1859.

La moneda de Carrera, como se le llama, fue acuñada de 1859 a 1869 y —con la excepción de la moneda de un cuarto de real— lleva grabado el busto de Carrera. En este lapso se acuñaron monedas de plata y de oro: las de plata, en las denominaciones de un cuarto de real a cuatro reales y a la de ocho reales se le cambió la denominación de un cuarto de reales por un peso. De 1860 a 1864, se acuñaron unas monedas diminutas de oro, de cuatro reales y en 1859 y 1860 fueron elaboradas monedas de un peso oro. Durante este período se combinaron los sistemas binario español y decimal, ya que se acuñaron, en oro, monedas de cuatro reales, un peso, dos, cuatro, cinco, ocho, diez, dieciséis y veinte pesos. En las postrimerías del régimen conservador, y ya en el Gobierno del presidente Vicente Cerna, se oficializa el sistema métrico decimal sin embargo, éste es abolido en el inicio del régimen liberal de Justo Rufino Barrios. Durante el Gobierno liberal, el sistema monetario siguió basándose en la acuñación de monedas de oro y plata, habiéndose también acuñado monedas en el sistema decimal, que fueron de cinco, diez, veinticinco y cincuenta centavos. De las monedas de cinco y diez centavos, sólo se acuñaron en 1881, y la de cincuenta centavos, en 1870. La de veinticinco centavos circuló de 1869 a 1893, con algunos años de interrupción. En este lapso, y específicamente en 1871 y 1881, se acuñó la moneda de un centavo en cobre.

Durante el régimen liberal, se introduce el uso del papel moneda con el producto de las expropiaciones a la Iglesia. El régimen de Barrios crea el Banco Nacional, y en 1873 se emiten los primeros billetes de Guatemala, en la denominación de un peso. Estos billetes llevan las efigies de Barrios y de José María Samayoa, para ese entonces ministro de Hacienda del régimen. La circulación de dichos billetes duró hasta 1876, cuando perdieron la garantía del Estado y su poder liberatorio, pues en noviembre de 1876 el Banco fue liquidado. A la muerte de Barrios, le sucedió el general Manuel Lisandro Barillas. Durante su gestión, en 1887, a través de la Tesorería Nacional se emitieron billetes de uno, cinco y diez pesos, billetes que no fueron aceptados por el público, por la poca capacidad del Gobierno para redimirlos.

El desorden económico creado por el Gobierno con las diferentes campañas de guerra centroamericana llevadas a cabo por Barrios, su muerte en la Batalla de Chalchuapa, la poca capacidad de Barillas y, luego, el Gobierno dilapidador del general José María Reyna Barrios, dio lugar a las emisiones masivas de billetes por parte de los bancos. La moneda metálica desapareció, el Gobierno era incapaz de ordenar la economía y, como medida sustitutiva, permitió las emisiones de billetes sin ningún respaldo. Por su parte, los productores de café, en su mayoría alemanes, dejaron de repatriar el producto de sus ventas y se limitaron a ingresar únicamente el valor de sus costos locales, importando para el efecto moneda de plata peruana y chilena. Con propósitos de nacionalizar esta moneda y evitar su exportación, el Gobierno ordenó a la Casa de Moneda contramarcar la moneda extranjera que circulaba en el país que era principalmente peruana y chilena.

Como Guatemala ha sido víctima de la sucesión de dictadores que casi se constituyeron en dinastía, a la muerte trágica de Reyna Barrios, lo sucedió el abogado Manuel Estrada Cabrera, quien gobernó al país durante escasos veintidós años.
Durante su Gobierno, continuó la emisión masiva de billetes por parte de los bancos privados el Gobierno escasamente acuñó, entre 1900 y 1911, monedas de níquel de un cuarto de real, medio y un real. Posteriormente, en 1915, fueron acuñadas dos monedas provisionales de cobre de doce centavos, y de medio y veinticinco centavos. En 1922 se acuñó una de cincuenta centavos, siempre en el mismo metal, y para 1923 se acuñaron dos monedas de un peso y de cinco pesos, con las efigies de Miguel García Granados y Justo Rufino Barrios.

El desorden monetario y económico del país fue corregido con la Reforma Monetaria de 1925, cuando el Gobierno del general José María Orellana, impulsado por varios estudios y por sus propios ministros de Hacienda y Economía, aprueba la Reforma Monetaria, por medio de la cual es creado el quetzal como signo monetario y se ordena redimir los billetes pesos que circulaban, a un cambio de sesenta pesos por quetzal. Al inicio de esta medida no se emitieron billetes, sino únicamente monedas de oro y plata. Las primeras fueron de cinco, diez y veinte quetzales y las segundas, de un medio, medio, un cuarto, diez y cinco centavos en cobre, las de un centavo. A partir de 1927, de nuevo se emite papel moneda en las denominaciones de uno, dos, cinco, diez y veinte quetzales: también fue emitido un billete de cien quetzales, pero nunca se puso a circulación. Estos primeros billetes llevan la efigie del general Orellana. Sin embargo, a su caída y cuando llegó al Gobierno el general Jorge ubico, estos billetes fueron sustituidos por otros en los que ya no apareció la efigie de Orellana. En esta nueva serie de billetes se agregó el de cincuenta centavos. En 1932 y 1946, fue acuñada una moneda de medio centavo y en los años 1932, 1943 y 1944, son acuñadas monedas de dos centavos tanto la de medio centavo como las de dos fueron hechas de cobre.

Es importante mencionar que tanto en los billetes de pesos —como en los primeros de quetzal, además de aquéllos en los que se incluye a los presidentes— los motivos predominantes en el diseño son las alegorías de carácter clásico y los
relacionados con la agricultura y el transporte. Llegado el momento histórico de la Revolución de Octubre de 1944, se impulsa una Reforma Monetaria en la cual desparece el Banco Central de Guatemala, que era el Banco emisor creado con la Reforma de 1925, pero con las características de un banco mixto con capital privado y del Gobierno. Con la Reforma de 1946, además de la emisión de la Ley de Bancos y la Ley Monetaria, se promulga la Ley Orgánica del Banco de Guatemala, que lo constituye como único banco emisor. La emisión monetaria básicamente sigue igual en lo que a moneda se refiere, son introducidos otros diseños y en lo que respecta al papel moneda, el Banco de Guatemala emite sus propios billetes y se sustituyen todos los diseños.


Para finalizar este recorrido sobre la historia de nuestra moneda, deben mencionarse dos aspectos relevantes, uno de carácter cultural y el otro, social y económico. El primero se refiere al valor artístico de nuestras monedas metálicas, pues en ellas ha quedado, de manera imperecedera, el arte de nuestros grabadores, tanto los de la Época Colonial como los de la Época Republicana. El segundo aspecto es el del aprovechamiento habido con las crisis económicas por las que el país atravesó desde los finales del siglo pasado, hasta casi mediados del presente cuando, por la escasez de moneda, los finqueros se dieron a la tarea de acuñar sus propias monedas para pagar los jornales. Estas monedas no fueron más que un medio de explotación a los trabajadores, pues tales fichas, como verdaderamente se llaman, únicamente tenían valor en las tiendas de las fincas donde los campesinos trabajaban: no tenían ningún valor de intercambio, pues si el trabajador se iba de la finca no las podía utilizar en otra.

Tampoco podían ser objeto de ahorro y se coartaba la libertad de búsqueda de mejores condiciones de trabajo en otros lugares, pues los trabajadores eran fijados mediante la entrega de anticipos de especie, que eran cancelados con las mencionadas fichas. Es interesante saber que todavía en la Reforma de 1946, persiste el uso, pues la misma ley prohíbe la
acuñación de tales fichas, pero no les reconoció ningún valor, con el cual los trabajadores hubieran podido resarcirse de haber acumulado esta clase de forma de pago, que hoy es riqueza para los aficionados a la numismática.

Fuente:

Primer Billete de Venezuela


El billete de banco es simplemente un papel con un determinado valor impreso que contiene ciertas medidas de seguridad para evitar su falsificación. No tiene valor por si mismo, en el pasado tenían convertibilidad al oro o la plata que respaldaba su emisión. En el presente no es así, es aceptado como medio de pago por la confianza que la sociedad les otorga, por su poder de compra y por el respaldo del instituto emisor. De igual forma los billetes son dinero porque así lo decreta la autoridad que lo emite, facultada por una ley de la República, que además declara que las monedas y billetes son de obligatoria aceptación en todos los pagos que se hagan en el país.

El papel moneda es de corta duración, ya que al pasar de mano en mano se deterioran muy rápidamente, luego regresa al instituto emisor donde se sustituye por uno nuevo y posteriormente se incinera.

Los antecesores de los billetes de banco actuales se pueden situar históricamente en la Europa medieval, cuando el oro y la plata solían guardarse en arcas seguras de establecimientos, generalmente de orfebres, para solucionar el problema de conversión entre las distintas monedas existentes y para la protección a posibles robos o hurtos. Este depósito era certificado mediante un recibo que luego fue utilizado en operaciones de pago, con la garantía de retirar el metal especificado en el documento, al presentarlo en el establecimiento del orfebre. Con el tiempo se emitieron comprobantes en pequeñas denominaciones y con sumas redondas para facilitar su circulación.

El primer billete venezolano fue emitido en 1811 por el Gobierno Republicano. Los creadores de estos billetes tomaron como ejemplo a los asignados, que eran billetes franceses resultantes de la unión de los billetes de descuento autorizados por Luis XVI en 1788 y puestos en circulación en 1789, y los bonos del estado emitidos por la recién creada Asamblea Nacional. Los primeros asignados tenían como respaldo las tierras confiscadas a la iglesia y ofrecían un interés del 5 %, mostraban a Luis XVI y algunos adornos, luego su aspecto se fue simplificando paulatinamente a través del tiempo.

De estos primeros billetes venezolanos se distinguen tres emisiones diferentes, estas emisiones surgieron como consecuencia de la casi inmediata falsificación, lo que obligó al Congreso a ordenar nuevas emisiones con diferentes características. La primera emisión (1811-12) lleva las firmas de Roscio, Tovar y Blandín, la segunda emisión (1812) las de Sata, Alustiza y Yarza y la tercera emisión las de Sata, Yarza y Salicrup.

Como una curiosidad, se sabe que se uso el Lienzo de El Tocuyo como dinero dentro y fuera de Venezuela, se podría decir que simulaba un billete. Era una tela de alta calidad fabricada en el país, que consistía en un tejido de algodón hecho de una manera especial y desconocida.

Banco Central de Venezuela

La emisión múltiple de billetes de los bancos privados venezolanos se prolongó hasta septiembre de 1939, fecha en que se promulga la ley que creó al Banco Central de Venezuela, con la potestad de emitir exclusivamente monedas y billetes. Estos billetes fueron recogidos por el BCV al igual que el oro que los respaldaba, con el objeto de retirarlos de circulación y su paulatina sustitución por billetes centralizados.

Los primeros billetes del BCV se emitieron en diciembre de 1940, antes de su inauguración oficial que se realizó el primero de enero de 1941.

Los colores distintivos de los billetes se basaron en los emitidos por el Banco de Venezuela, que representaban el mayor volumen del total de los billetes en circulación del país. Verde para el de 20 Bs., anaranjado el de 50 Bs., marrón el de 100 Bs. y azul para el de 500 Bs. El tamaño tiene su origen en las dimensiones adoptadas en los billetes de los Estados Unidos de Norteamérica, 156 x 69 mm. Que solo se ha variado en las emisiones de 1 y 2 Bs. en 1989, cuyas medidas son 115 x 55 mm.

Fuente:

Siguen escasas las nuevas monedas


El Banco Central de Venezuela anunció, durante las últimas semanas del año 2007, que el 1 de enero entrarían el torrente financiero del país, sin mayores dificultades, las nuevas familias de billetes y monedas.

Esta promesa se cumplió a medias porque, si bien es cierto que algunos bancos comenzaron a dispensar los billetes fuertes desde esta fecha, también es verdad que muchos otros no lo pudieron hacer sino hasta cinco días después.

Pero, durante el tiempo a lo largo del cual las entidades financieras se adaptaron a la reconversión monetaria y al uso del novedoso papel moneda, nada se mencionó sobre las monedas.

Transcurridas casi tres semanas de enero, las piezas metálicas no aparecieron, sin que alguna fuente oficial explicara las razones.

Entre el 20 y el 25 del mes pasado, comenzaron a llegar a los bancos las primeras.

Varias remesas de monedas fueron distribuidas a gran parte de las instituciones financieras operativas en el país. Fueron trasladadas desde Caracas hasta el centro de acopio monetario, ubicado en la Zona Industrial I.

Las bóvedas de las instituciones bancarias no fueron surtidas con monedas de todo tipo.

Se depositaron en ellas módicas cantidades de las siguientes denominaciones:

-Bs. F. 0,05 (5 céntimos ó 50 bolívares anteriores).

-Bs. F. 0,125 (12 1/5 céntimos ó 125 bolívares anteriores, también llamada locha).

-Bs. F. 0,25 (25 céntimos ó 250 bolívares antiguos, también asociada con el conocido medio).

-Bs. F. 0,50 (50 céntimos ó 500 bolívares actuales, anteriormente llamada real).

No llegaron las monedas de 1 bolívar fuerte, equivalente a 1.000 bolívares antiguos; las de Bs. F. 0,10 (10 céntimos ó 100 bolívares actuales) ni tampoco las de Bs. F. 0,01 (un céntimo ó 100 bolívares anteriores).

Pero, entre incógnitas, se estimaba que un número considerable de piezas metálicas saliera en pocos días a las calles, llegara a los establecimientos comerciales y comenzara a formar parte de un agitado movimiento de intercambio.

Los pronósticos no se cumplieron.

A 38 días de la entrada en vigencia de la reconversión monetaria, el movimiento de las esperadas monedas en el comercio es tímido.

Vuelto en billetes y metálicos viejos

Comerciantes formales y trabajadores de la economía popular enfrentan dificultades para dar el cambio, pero están sopesando la situación cruzando billetes viejos con nuevos, a pesar de las miradas de desaprobación de muchos clientes.

Los precios de los productos que expenden se expresan en números más que redondos y no hay forma de controlar la especulación.

En cualquiera de los casos, no hay céntimos para pagar justo o entregar el cambio como es debido.

Sólo las de 1 y de 0,50 parecieran estar en circulación y pese a ello se ven muy pocas, según notifica El Impulso.

Fuente:

El Franco Francés

El franco francés es la antigua moneda de Francia, sustituida por el euro el 1 de enero de 2002. Se dividía en 100 céntimos. Su código ISO 4217 es FRF y su abreviatura era fr.

Orígenes

El franco era originalmente una moneda francesa de 3,87 g acuñada en 1360 debido a la liberación del rey Juan II ("el bueno"), retenido por los ingleses desde su captura en la Batalla de Poitiers cuatro años antes. Equivalía a una livre tournois (libra de Tours).

Aunque Luis XIII abolió el franco como moneda de curso legal en 1641 a favor del luis de oro o escudo (écu), el término "franco" siguió utilizándose coloquialmente para referirse a la libra.

Revolución francesa

El franco fue reintroducido como moneda nacional por la Convención Revolucionaria Francesa en 1795 como unidad decimal de 4,5 g de plata fina.

Con la creación del franco de oro en 1803, las unidades de oro y plata circularon indistintamente. La razón de los valores de los dos metales era de 1 a 15,1.

Primera guerra mundial

La primera guerra mundial puso en entredicho la fuerza del franco francés, debido a los gastos ocasionados por la propia guerra, la inflación y la reconstrucción del país financiada en parte mediante la impresión de una cantidad mayor de dinero. Todo ello redujo el poder de compra del franco en un 70% entre 1915 y 1920 y un 43% entre 1922 y 1926. Después de una breve vuelta al estándar oro entre 1928 y 1936, la moneda siguió perdiendo valor, hasta valer en 1959 menos de un cuarentavo de lo que valía en 1936.

El nuevo franco

En enero de 1960, debido al escaso valor del franco, se creó el "nuevo franco francés" con un valor de 1/100 francos. Las monedas antiguas de francos siguieron circulando como céntimos, y la abreviatura NF (nouveau franc) se empleó durante una temporada. La inflación siguió erosionando el valor de la moneda gala, pero a un ritmo muy lento comparado con las monedas de otros países, de forma que, en 2002, año de su sustitución por el euro, el nuevo franco valía menos de la octava parte de su valor original.

Muchos franceses de cierta edad siguieron calculando en francos antiguos, anciens frances, e incluso grandes sumas de dinero como los premios de lotería siguieron dándose en céntimos, ya que éstos eran equivalentes al franco antiguo. Este uso perduró hasta la abolición del franco en 2002, y se especuló si los ancianos seguirían llevando el factor de conversión entre francos antiguos y francos nuevos al euro, llamando a la versión reducida del mismo, naturalmente, euro ancien.

Desde el 1 de enero de 1999, el valor del franco francés se fijó en exactamente 6,55957 francos por euro, la moneda que lo reemplazó entre el 1 de enero y el 17 de febrero de 2002.

Los franceses, a menudo, calculan mentalmente los precios en euros tomando como factor de conversión 20 francos por cada 3 euros (6,6 francos por euro). Para ello, suman al precio en francos su mitad y dividen el resultado por 10. El error en esta conversión mental es del 1,6%.

Monedas

Las últimas monedas en circulación, antes de la entrada del euro, eran las de las denominaciones siguientes:

* 5 céntimos
* 10 céntimos
* 20 céntimos
* 50 céntimos
* 1 franco
* 2 francos
* 5 francos
* 10 francos
* 20 francos

Fuente:

Designed by SpicyTricks