El Euro en Eslovaquia




Diez años después de la implantación de la moneda única y siete desde su puesta en circulación, Eslovaquia se convertirá en el decimosexto socio de la Unión Económica y Monetaria (UEM).

La incorporación de Eslovaquia al euro debe ser todavía aprobada formalmente por los ministros de Finanzas (Ecofin), que en su reunión del próximo 8 de julio también se encargarán de fijar el cambio definitivo de la corona eslovaca con el euro, tras recibir una propuesta del Banco Central Europeo (BCE).

Ésta será la cuarta ampliación de la eurozona, tras la incorporación de Grecia, en 2001, Eslovenia, en 2007, y Malta y Chipre, en 2008.

Los líderes de los Veintisiete felicitaron a las autoridades eslovacas 'por el alto grado de convergencia logrado desde su adhesión a la UE'.

Según sendos informes de la Comisión Europea y el BCE, Bratislava ha logrado cumplir los cinco requisitos para autorizar su incorporación a la divisa europea: estabilidad de precios y del tipo de cambio, finanzas saneadas y deuda pública contenida, así como moderación de los tipos de interés.

No obstante, en un contexto de repunte de la inflación en toda la UE, los precios han aumentado considerablemente en el país los últimos meses, lo que ha llevado al Ecofin y también al Parlamento Europeo a pedir a las autoridades del país que extremen la vigilancia para garantizar estabilidad en este ámbito.

La Eurocámara, que tiene un papel consultivo, ya dio el martes pasado su visto bueno a la incorporación de Eslovaquia al euro en su sesión plenaria celebrada en Estrasburgo (Francia).

Tras la aprobación formal de su adhesión y la fijación del tipo de cambio, el próximo 8 de julio, Eslovaquia contará con casi seis meses para completar los preparativos para la implantación de la nueva divisa.


Igual que han hecho los últimos países en incorporarse a la UEM, Eslovaquia utilizará el método 'big bang', sin transición entre la adopción del euro y la puesta en circulación de los billetes y monedas -los primeros once socios del euro tuvieron tres años de transición y Grecia uno-.

El periodo de doble circulación terminará el 16 de enero, pero desde el primer día del año todos los cajeros bancarios emitirán euros y el cambio sólo se dará en la nueva moneda.

Los eslovacos podrán seguir cambiando sus coronas por euros en las entidades bancarias hasta el 30 de junio en el caso de las monedas y el 31 de diciembre los billetes.

El Banco Central eslovaco continuará cambiando, sin coste, monedas durante cinco años y billetes sin fecha límite.
Visto en Terra

1 comentario:

lottery results dijo...

I truly appreciate it.